Conduce con seguridad bajo la lluvia

Conduce con seguridad bajo la lluvia

Conducir durante la lluvia puede ser peligroso, incluso para conductores expertos. Cuando la visibilidad se ve afectada y las carreteras se mojan y se vuelven resbaladizas, tu vehículo puede ser difícil de controlar.

En Clenit hemos recopilado algunos consejos de conducción para enfrentar la lluvia torrencial de manera segura.

Ve más despacio
Reducir la velocidad también disminuirá tu distancia de frenado. Permitirá que tu coche pase sin problemas por los charcos, sin rociar a los peatones u otros usuarios de la carretera. Conducir a una velocidad segura te ayudará a evitar el “aquaplanning” o la acumulación de agua debajo de los neumáticos, para que puedas mantener la máxima tracción y capacidad de dirección en la carretera.

Respeta la distancia de seguridad
La distancia necesaria para frenar en una carretera mojada es mayor que en una carretera seca, así que tómate el tiempo suficiente para detenerte. Como mínimo, debes seguir la regla de los 4 segundos para que la distancia entre el vehículo que tienes enfrente y el tuyo sea segura. Ten especial cuidado al conducir detrás de camiones y furgonetas, ya que el rocío de vehículos más grandes puede ser cegador para otros conductores.

Mantén la visibilidad siempre que sea posible
La buena visibilidad es crucial para conducir con mal tiempo. Enciende los faros bajos durante el día para que te vean fácilmente en la carretera. La calefacción y el aire acondicionado en pleno funcionamiento también son importantes durante la lluvia intensa, ya que podrá desempañar las ventanas y así evitar que se reduzca la visibilidad.

Revisa tus ruedas
Asegúrate de que las ruedas se encuentren en excelentes condiciones y que los neumáticos estén perfectamente inflados para una buena tracción con la carretera. Para maximizar la seguridad, lo mejor es una profundidad de dibujo de al menos 3 mm en cada rueda.

Limpiaparabrisas
Si las escobillas del limpiaparabrisas no limpian el cristal de un solo golpe, cámbialas. Si chillan o saltan mientras se mueven, es hora de considerar comprar un nuevo par.

Evita la velocidad de crucero
Las características del crucero funcionan bien en condiciones secas, pero cuando se usan bajo la lluvia, las posibilidades de perder el control pueden aumentar. Para evitar la pérdida de tracción, es posible que debas reducir la velocidad del coche levantando el acelerador. Esto es más difícil de lograr cuando la velocidad de crucero está activada.

Cuidado con el derrape
Tu objetivo debe ser evitar que ocurra un derrape, para que nunca te veas tratando de recuperarte de uno. Sin embargo, si sientes que tu coche comienza a patinar, es importante que no te asustes:

Mantén la calma y agarra el volante con ambas manos.
Continúa mirando y gira en la dirección en la que deseas que vaya el coche.
Evita frenazos o aceleraciones repentinas, que podrían empeorar el deslizamiento.
Si la aceleración causó el deslizamiento, levanta suavemente el acelerador.

Conduciendo por el agua
Evita conducir a través de aguas profundas siguiendo la sección más alta de la carretera. Después de pasar por el agua, conduce lentamente con el pie sobre el freno en una distancia corta para secarlos. Si no puedes ver dónde emergerá del agua, o si el camino está inundado, busca otra ruta.

Anticípate al mal tiempo
Mira los informes meteorológicos y las condiciones de la carretera antes de un viaje de larga distancia o antes de conducir a áreas aisladas. Si no te queda más remedio que conducir en malas condiciones meteorológicas, tómate tu tiempo para llegar a tu destino de manera segura.

Si las condiciones son muy malas, no te arriesgues. Retrasa tu viaje o considera un método alternativo de transporte.

¿Te ha gustado el contenido? compartelo con el mundo 🌍

Share on facebook
Share on twitter

Suscríbete a nuestra newsletter

Suscríbete y te iremos contando las novedades de Clenit.com 

Deja un comentario